Publicado por en 26 abril, 2013 en Noticias curiosas |

Cuando apenas hace unos días se acaban de conocer los últimos datos sobre el paro en España, como cada primero de mayo se celebra el Día Internacional del Trabajador. Son pocos los afortunados que tienen la suerte de ir cada mañana al trabajo. Los que luchan por encontrar uno tampoco deben perder la esperanza pues, como afirma el dicho, tarde o temprano todo llega.

El Día Internacional del Trabajador es una celebración con mucha historia. Los obreros salen a la calle para reivindicar sus derechos sociales y laborales. Pero, ¿sabéis cómo comenzó la tradición? En 1889 el Congreso Obrero Socialista de la Segunda Internacional declaró el día 1 de mayo como el Día Internacional del Trabajador para homenajear a los mártires de Chicago. Fueron ejecutados por su participación en las jornadas de lucha para conseguir las jornadas laborales de ocho horas. Una meta que se inició con una huelga el 1 de mayo de 1886.

Pero dejando la historia en el pasado, vamos a echar la vista al futuro. Se hacen conjeturas sobre qué situación encontraremos. Muchas películas futuristas atisban un mundo en el que la manipulación genética sea un hecho común, la salud del planeta estará al límite, el ritmo de vida será frenético, proliferarán los trastornos psicológicos… Pero, ¿cuáles serán las nuevas profesiones?

Día del Trabajador: mirando hacia delante.

nuevas profesiones combinarán medicina y tecnologíaLa nanotecnología es una disciplina incipiente. Según Anna Quintero, directora de Marketing y Comunicación del portal de búsqueda de empleo Infojobs, una de las nuevas profesiones que se crearán será la de médico-ingeniero. Personas que sabrán mucho sobre salud pero que también tengan la capacidad de aplicar las nociones en tecnología a esta rama. Las punteras técnicas de intervención quirúrgica actuales se quedarán obsoletas.

Algunos incluso llegan a afirmar que, en un futuro, numerosas personas necesitarán de un asistente personal para que les ayude en las tareas diarias. El volumen de agenda será de tal magnitud que necesitarán un representante. Los trabajos se diversificarán. Habrá grandes profesionales con gran talento que necesitarán de un responsable encargado de ayudarle a gestionar ese talento. Y no solo nos referimos a los cantantes y futbolistas, ellos ya lo tienen, también a los trabajadores con gran ocupación.

También se demandarán agricultores ecológicos, este trabajo no es nada nuevo, pero regresará con fuerza. La industrialización de la producción alimenticia está haciendo que muchas personas apuesten por volver a las viejas costumbres y cultivar sus propios alimentos. Ofrecer a los consumidores frutas y verduras de calidad puede ser una buen opción laboral en un futuro cercano. Los productos hechos a mano, las comidas caseras… ganan terreno. Crece el porcentaje de aquellos que quieren comer sano. Esta tendencia no solo tiene origen en la búsqueda del bienestar físico, sino que también muchas personas se preocupan por su imagen. Y, tener un buen aspecto por fuera, pasa por cuidarse por dentro.

La población mundial se incrementa y con ella el consumismo. Estamos cansados de escuchar que es necesario cuidar el Planeta Tierra. Se habla mucho y se hace poco, pero, ¿hasta cuando podremos aguantar así? Lo más probable es que se llegue a un extremo en el que se necesiten nuevas profesiones enfocadas a gestionar el reciclaje. Probablemente el tratamiento de residuos ya no sea un opción sino una necesidad.

El Ministerio de Industria e Innovación británico encargó un informe a la consultora Fast Future para determinar qué nuevas profesiones irían apareciendo en un futuro. Algunos de los perfiles que se detallaban resultan bastante curiosos. Señalaron que las fachadas de los edificios se convertirán en huertos para el cultivo de alimentos. Para reducir la contaminación ambiental se enfocarán esfuerzos en desarrollar nuevos vehículos eficientes.

No hace falta que sea el Día del Trabajador para destacar que Internet es el presente y el futuro. Se crearán abogados y profesores virtuales, personas especializadas en borrar la huella digital que deja rastro en la Web. La publicidad y la información se adaptarán a esta plataforma y algunos necesitarán ayuda psicológica para tratar a las posibles adicciones.

La humanidad mirará hacia las estrellas, aparecerán arquitectos espaciales. Quizá este pensamiento sea solo apto para soñadores, pero si tenemos en cuenta todo lo que se ha crecido en las últimas décadas, ¿quién nos dice que las visitas al espacio no sean tan esporádicas?

Y, por supuesto, todo ello creará debates éticos que darán trabajo a muchas personas. La población pondrá sobre la mesa las posibles consecuencias de los avances tecnológicos y su aplicación. Tratarán de poner límites. Los dilemas morales y éticos también harán que surjan nuevas profesiones. Quizá se necesitarán personas encargadas de llevar la batuta de los avances por los caminos correctos.

Profesiones con solera desaparecerán

Un hecho que ya se está experimentado. Profesiones tan tradicionales como lecheros o mecanógrafos van desapareciendo. Por un lado las nuevas tecnologías desbancan aquellas que en su época tuvieron auge. Por otro, aquellos trabajos que caracterizaban a los pueblos y que poco a poco se pierden. Son los empleos que no tendrán futuro, probablemente los niños no vean jamás a una persona ordeñar una vaca o a un artesano hacer cestas de mimbre.

Todo son vaticinios, pero nadie tiene la fórmula certera sobre qué ocurrirá. De momento, viviendo el Día del Trabajador desde una perspectiva diferente.